Discurso del Embajador en apertura del seminario “Almacenar las energias renovables: logros y desafíos en Francia y El Salvador”

Apertura del seminario “Almacenar las energias renovables: logros y desafíos en Francia y El Salvador”
Jueves 12 de abril 2018

Excma. Señora Ministra del Medio ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl
Excmo. Embajador de la Unión Europea, Andreu Bassols
Honorable Jefe de Gabinete del MARN, Ingeniero Cañas
Honorable Director de Mercado Eléctrico del Consejo Nacional de Energía, Ingeniero Najera
Honorable Rector de la Universidad Centroamericana, Padre Oliva
Estimado presidente de Neoen, Paolo CARTAGENA
Estimado Secretario General de la Asociación de Energías Renovables Cyril Carabot,
Estimado director de Proparco para América Central, Paul Centeno Lappas,
Estimados invitados y organizadores, queridos estudiantes, amigos de la prensa muchas gracias por acudir tan numerosos a este seminario sobre el almacenamiento de energías renovables.

Las cuestiones energéticas están claramente omnipresentes en nuestra vida diaria. Nuestras sociedades, nuestro modelo de desarrollo, nuestro cotidiano dependen de ellas. Las implicaciones son múltiples:
Son diplomáticas: la independencia energética y la seguridad de los abastecimientos son condiciones imperativas para la soberanía de un estado. Una ruptura del suministro podría perjudicar gravemente la economía de un país y poner en peligro sus funciones vitales: defensa, sistema de salud, etc Es el escenario catastrófico que inspiró a varios autores y directores de ciencia ficción. Por ende, es imprescindible disponer de reservas suficientes para poder reaccionar frente a un corte de los flujos de abastecimiento, y sobre todo en caso de crisis geopolítica
Las implicaciones también son económicas: si bien se trata de producir energía, hay que pensar en el costo y en los consumidores identificados
Son industriales en la medida en que el desarrollo de las filiales energéticas ha estructurado por mucho tiempo las filiales industriales, por ejemplo podemos pensar en el sector nuclear en Francia
Son implicaciones tecnológicas, al fomentar la investigación para desarrollar nuevas tecnologías cada vez más eficientes;
Las implicaciones son también financieras: en efecto los costos relacionados con la investigación y el desarrollo de las centrales y de las redes son muy elevados a pesar de que los costos de producción, al disminuir de forma constante, hacen que la producción de energía renovable sea rentable.
Y, para terminar, aunque también hubiéramos podido empezar por ahí, las implicaciones son ambientales como cada uno de ustedes lo sabe perfectamente.
La encíclica « Laudato Si » sobre la salvaguardia de la casa comuna invita la humanidad a modificar sus hábitos, sus modelos de producción y de consumo y de preferir un modelo más “sobrio”. Las energías fósiles, el carbón y el petróleo tienen que ser sustituidos paliativamente pero sin atrasarse por energías renovables sino el planeta está condenado” escribió el Papa Francisco.
La lucha contra el calentamiento global es un desafío internacional, que requiere una transición energética en favor de las energías verdes. Es esencial integrar las energías renovables a la matriz energética de cada país para alcanzar un verdadero desarrollo sostenible.
Después de la COP21 en 2015, Francia lideró la primera cumbre : One Planet Summit el 12 de diciembre del año pasado, la lucha contra el cambio climático es una prioridad para nosotros, tanto como para El Salvador – país altamente vulnerable al cambio climático.

El Salvador es el país que tiene la máxima capacidad en geotermia de la región centroamericana. En cuanto a energía solar, puede llegar a representar el 4,91% de la matriz energética del país. De ese porcentaje, la empresa francesa NEOEN cubre, al día de hoy, aproximadamente un 2%.
La experiencia en mi país nos ha mostrado que es indispensable que tanto las autoridades como el sector privado trabajen de manera conjunta en la misma dirección y con una visión a largo plazo.
Si bien la revolución que estamos experimentando en la transición energética trae nuevas perspectivas, nuestra responsabilidad es de acompañarlas y construir un ambiente eco-regulador favorable.

Durante mucho tiempo, los productores de electricidad han logrado adaptar, de manera más o menos eficaz, su oferta a la demanda del consumidor. Con un esquema de fabricación centralizado, medios de producción relativamente flexibles y reservas disponibles de combustibles fósiles, la tarea era alcanzable. Recientemente, el consumidor ha estado involucrado, por ejemplo, a través de tarifas de incentivo o más recientemente, a través de medidores inteligentes que permiten borrar el consumo.
El verdadero problema comienza a surgir con el crecimiento considerable y creciente de la producción de energía renovable (ER), en particular la energía eólica y solar, que ha estado creciendo durante algunos años ya.

A pesar de ser cada vez más predecibles, estas fuentes de energía nunca serán programables, ya que lamentable no podremos exigirle al sol que brille o que sople el viento. Estas fuentes de energías renovables son intermitentes por naturaleza y además, su producción generalmente no está centralizada. Para continuar asegurando un equilibrio entre la oferta y la demanda en todo momento y en todas partes, parece esencial desarrollar soluciones para almacenar esta energía.

Muchas organizaciones de investigación y todas las principales compañías de energía, han considerado el tema del almacenamiento de estas energías. ¿Cómo almacenar la producción de un parque eólico para un uso posterior cuando sea útil localmente? ¿Cómo almacenar la energía producida por una central fotovoltaica durante el día para usarla de noche? ¿Y también, cual es la mejor manera de hacer uso de estas energías verdes para evitar poner en marcha plantas adicionales, generalmente de gas o de carbón? En resumen, ¿Cómo aportar flexibilidad a la producción de energías renovables para no perderla o malgastarla ?

La solución consiste en asociar los sistemas de almacenamiento con plantas de producción. Primera solución: las baterías. Ellas almacenan energía, pero a menudo están hechas de materiales tóxicos, como por ejemplo, el plomo. El problema es que no almacenan energía durante mucho tiempo. Por lo tanto, se debe alentar a los propietarios que hagan uso de vehículos eléctricos, para cargar sus baterías durante los momentos de sobreproducción. Actualmente, un equipo francés está trabajando en la tecnología de la batería, desarrollando baterías electrolíticas circulantes, que mejoran la capacidad de almacenamiento de hasta 10 MW durante varias horas sin fugas. El precio de las baterías ha disminuido de un 80% entre 2010 y 2017 según un estudio del gabinete Bloomberg New Energy France y podría seguir bajando en los próximos años. Sin embargo el uso de los metales escasos, la dominación china en el mercado y la competición internacional ponen en riesgo este segmento en pleno proceso de desarrollo.
En Francia, la empresa EDF quiere dedicar el 40 % de su esfuerzo para el mercado de los consumidores particulares, de las empresas y de las colectividades que producen por si solos electricidad y desean almacenarla: se observa un verdadero afán por el autoconsumo.

Otra pista que se está investigando, es el almacenamiento de energía solar en forma mecánica en los llamados sistemas “volante”, que recuperan la energía de manera cinética y la restauran a través de un generador de electricidad.
El objetivo que perseguimos con la organización de este evento, es dar a conocer las soluciones que ofrece Francia para producir, financiar, integrar y almacenar las energías renovables en la matriz energética.
Es así como hemos invitado al experto francés Cyril Carabot Secretario General de la Asociación de Productores de Energía Renovable y Paul Centeno-Lappas de Proparco, filial de la Agencia Francesa de Desarrollo dedicada al financiamiento de proyectos en el sector privado.

Terminaré motivándoles a todos y cada uno de ustedes a seguir apostando, en su vida diaria, por un desarrollo sostenible y respetuoso del medio ambiente. Como anécdota les comparto que yo mismo hice instalar unos paneles solares en el techo de la residencia de Francia hace poco. Cada gesto cuenta y trabajando de la mano, estoy convencido que lograremos grandes avances.
Agradezco en especial a la Universidad Centroamericana por haber abierto sus puertas a este taller, así como a los miembros del Gobierno, los representantes de las instituciones públicas y empresas así como al Embajador de la Unión Europea. La presencia de todos ustedes, es testigo de la importancia de este seminario para el desarrollo del futuro de las energías renovables.
Espero que este taller sea de su interés

Muchas gracias por su atención.

JPEG

JPEG

JPEG

publié le 13/04/2018

haut de la page