Editorial del Sr. Laurent Fabius : “América Latina: un objetivo mayor de nuestra política exterior”

Editorial del Sr. Laurent Fabius, ministro de Asuntos Extranjeros, (Le Figaro, el 20 de febrero de 2013)

“América Latina: un objetivo mayor de nuestra política exterior”

“A partir del 21 de febrero, viajaré a tres países de América Latina – Colombia, Panamá, Perú - para trabajar en la reactivación de nuestras relaciones con este continente. Mi viaje en esa región, después de los viajes del Presidente de la República y del Primer Ministro, tiene un sentido claro: nosotros deseamos un acercamiento sostenido con América Latina que constituye de ahora en adelante un objetivo mayor de nuestra política exterior.

Estos últimos años, Francia ha deseado cultivar sus relaciones con algunos países grandes de América Latina, en particular Brasil –era necesario-, pero no lo ha hecho de manera suficiente con los demás. La elección de François Hollande ha provocado en esta región un verdadero interés: son numerosos los que están atentos al proyecto político que impulsamos, a nuestro compromiso en temas de solidaridad y justicia, a la defensa de los derechos humanos, a la promoción de la democracia. Existe entonces una “ventana de oportunidades” para fortalecer nuestras relaciones con este continente cuyo peso en el mundo se afirma.

Durante la última década, América Latina ha conocido un crecimiento sostenido, hoy en día de alrededor 4%, a veces mucho más (Panamá). Los países de América Latina han logrado generalmente sanear su situación presupuestaria, buscan actuar para que su desarrollo beneficie al conjunto de la población. Para alcanzar dicha meta, pueden apoyarse en importantes reservas de materia prima (Perú), en una verdadera clase media, en la juventud, en su apertura al mundo. Por supuesto, perduran ciertas debilidades como en materia de infraestructura, de servicio público, de formación, de desigualdades. Pero, apoyándose en su crecimiento, varios países latinoamericanos se afirman políticamente, por ejemplo Brasil, México o Argentina, los tres miembros del G20, pero también Colombia o, a su manera, Venezuela.

Todo nos incita a reforzar la presencia francesa. Disponemos de importantes ventajas. Nuestro país ha ejercido en el pasado una influencia notable. La Revolución francesa ha inspirado numerosos movimientos de liberación. El derecho, la ciencia, la medicina giran tradicionalmente hacia nosotros. La cultura francesa ha dejado una marca importante, en particular en las elites locales masivamente francófonas hasta mediados del siglo XX. Y sin embargo, a pesar de estas ventajas, nuestro país ha dado, durante demasiado tiempo, el sentimiento de abandonar este continente.

Este sentimiento, quiero demostrar que no tiene de ahora en adelante ningún fundamento. Voy a América Latina con la voluntad de enmarcar expresamente nuestra relación en una nueva perspectiva continental y asociativa de largo plazo. Continental, porque tenemos vocación a trabajar juntos con todos los países de esa región, sin dejar entender – torpeza que no siempre se ha podido eludir – que sólo los más grandes merecían nuestro interés. Asociativa, porque nuestra relación debe ser de igual a igual y rechazar toda forma de arrogancia.

Esta asociación, nosotros deseamos desarrollarla en varias direcciones. La primera concierne la respuesta a los desafíos globales. Ciertamente, estos países avanzan a veces en orden disperso, por ejemplo en lo que se refiere a los desafíos climáticos; algunos de ellos pueden ser interlocutores difíciles en los recintos internacionales. Por lo tanto, América Latina puede constituir una alianza mayor ante varios grandes desafíos de la globalización. Estos países se apegan generalmente al marco multilateral, en particular en las Naciones Unidas. Por su trayectoria democrática y su apertura al mundo, tienen vocación a ser interlocutores privilegiados en nuestro esfuerzo por mejorar la regulación global en materia política, económica, social, medioambiental.

La economía constituye un segundo eje de la asociación que deseamos. Recientemente, Francia se convirtió en el primer flujo de inversión europea en la región. Nuestras posiciones son fuertes, en particular en Brasil y Colombia. Nuestras empresas están bien posicionadas para grandes contratos, en particular en el sector militar: América Latina es nuestro segundo cliente después del Medio Oriente. Pero, para el comercio en general, la situación es menos halagadora: nuestra cuota de mercado representa menos de 1.5%! Nuestra diplomacia económica debe ser acentuada, mas especialmente en el desarrollo de la presencia de nuestras PYMES.

Tercer pilar de esta asociación: nosotros debemos apoyarnos en la vitalidad de las relaciones entre nuestras sociedades. Francia es el segundo país de destino para los estudiantes latinoamericanos fuera del continente americano. Hay unos 3 000 estudiantes colombianos en Francia. El tamaño de la comunidad francesa ha progresado recientemente en América Latina. Nosotros disponemos en América Latina de una fuerte red de cooperación, herencia de dos siglos de intercambio humano y cultural excepcional: 275 Alianzas Francesas donde se forman 160,000 estudiantes, 37 colegios franceses, numerosos institutos de investigación. El conjunto de estas ventajas debe ser preservado: nos pertenece intensificar aun más los intercambios culturales, científicos, universitarios y humanos entre nuestras sociedades.

Nosotros deseamos establecer en América Latina, con esos grandes y pequeños países, relaciones de igual a igual, inscribiendo el desarrollo de nuestros intercambios económicos en un diálogo más amplio, fundado en una comunidad de valores y en el marco del desarrollo de intercambio humano y cultural. Esta nueva diplomacia latinoamericana es parte integrante de las opciones de nuestra política exterior: sí, tenemos la intención de estar presentes en todas partes donde se construye el mundo de mañana.

Francia posee en América Latina ventajas para ser una verdadera potencia de influencia. Mi viaje demostrará que tenemos de ahora en adelante la voluntad explícita de serlo, y que nos damos los medios.”

publié le 19/05/2014

haut de la page