Embajador de Francia condecora a la Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Discurso de El Embajador de Francia, Señor David IZZO, que entregó el catorce de julio, a la Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Sra Lina Pohl, las insignias de la Orden de la Legión de Honor, en el grado de Caballero.

Estimada Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales,
Queridos amigos todos,
Aprovecho la oportunidad que nos brinda nuestra Fiesta Nacional, para rendir un merecido homenaje a una mujer que ha dedicado estos últimos años a respetar y proteger no a Marianne ─ nuestra alegoría republicana que guía el pueblo hacia la libertad ─ sino a nuestra Madre Tierra.
El día de hoy, estoy honrando muchos años de compromiso por el medio ambiente. Lina Pohl: es un honor y un placer recibirla en la Residencia de Francia. A través de esta condecoración, Señora Ministra, queremos destacar y recompensar su dedicación y su empeño para defender el patrimonio natural de El Salvador y el medio ambiente de nuestro planeta. Tal y como lo dijo el exsecretario de la ONU, Kofi ANNAN “Salvaguardar el medio ambiente (…) es un componente esencial en la erradicación de la pobreza y uno de los cimientos de la paz”.
La cuestión ambientalista trasluce a lo largo de su trayectoria, tanto a escala personal como profesional. Antes de asumir sus funciones en el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, fue la Directora Local para Centroamérica de la Fundación Heinrich Böll, cuyas iniciativas apuntan a generar conocimientos, apoyar a una ciudadanía políticamente consciente y activa, y a fortalecer la democracia. Trabajó en proyectos enfocados en la ecología, el desarrollo sostenible, los Derechos Humanos y la justicia social.
Entró en el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales el 1° de junio del año 2009 como Viceministra, enfrentándose a una situación complicada: en aquella fecha se consideraba que El Salvador era el país de América Latina con más problemas ambientales debido a la desforestación. En el 2010, el equipo de Coordinación y Evaluación de Desastres de Naciones Unidas (UNDAC) estableció que El Salvador era el país más vulnerable del mundo ante eventos naturales.
Durante su gestión como Viceministra, usted desempeñó cargos de alta responsabilidad en instituciones vinculadas a la gestión ambiental como el Fondo de la Iniciativa para las Américas (FIAES), el Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL) o el Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES). Fue esencial su entrega en proyectos relacionados con los Derechos Humanos y la construcción de la ciudadanía durante este periodo, sin perder de vista su meta principal: la lucha contra el cambio climático y el planteamiento del desarrollo sostenible. Es cierto que, como lo asegura el mexicano Mario Molina, "Los científicos pueden describir los problemas que afectarán el medio ambiente basándose en la evidencia disponible. Sin embargo, su solución no es la responsabilidad de los científicos, sino de la sociedad en su totalidad".
Ante problemáticas del cambio climático, El Salvador ha sabido impulsar una serie de estrategias en materia ambiental para controlar su repercusión en la población. Este esfuerzo se reflejó a escala internacional a través de su papel a lo largo de las negociaciones de la COP 21 en noviembre y diciembre del pasado 2015, cuando en compañía del canciller Hugo MARTINEZ, representaron ustedes admirablemente al país y la región centroamericana, contribuyendo al consensos mundial (o casi mundial) que se logró.
Aprovecho la ocasión para aplaudir la labor previa que se llevó a cabo en conjunto entre los equipos del MARN y los del Ministerio de Relaciones Exteriores. Se vieron reunidos bajo un mismo compromiso de Estado y nos dieron un gran ejemplo de colaboración que llevó al resultado esperado.
Durante La Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, donde celebramos su participación como Presidenta pro témpore de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD/SICA), supo demostrar notables cualidades de eficiencia y compromiso. Este pacto, hito histórico, establece un objetivo global para fortalecer considerablemente la adaptación al cambio climático a través del apoyo y la cooperación internacional.
Recordaré que con este pacto, El Salvador, junto con los otros 194 países reunidos en París, no solo reconoció que el problema del cambio climático existe, sino que también confirmó que el aumento de la temperatura es responsabilidad del hombre. Se tomaron medidas para combatirlo, ratificando el primer acuerdo global para atajar el calentamiento desencadenado por el hombre, con sus emisiones de gases de efecto invernadero.
Como afirmó Laurent Fabius, Presidente de la COP 21, “sabemos todos que la lucha contra el calentamiento climático es mucho más que una cuestión ambiental: es una condición esencial para abastecer en comida y en agua al planeta, para salvar la biodiversidad y proteger la salud, para luchar contra la pobreza y las migraciones masivas, para disuadir las guerras y alentar la paz y, en última instancia, para dar su oportunidad al desarrollo sostenible y a la vida”. Junto a la lucha contra el terrorismo, la lucha contra el cambio climático es uno de los retos centrales de nuestro siglo.
A lo largo de la COP 21, El Salvador, como país o en nombre de toda Centroamérica, tuvo varias intervenciones y reuniones paralelas para que se reconociera al istmo centroamericano como región especialmente vulnerable. Este empeño, la dedicación y el trabajo de la delegación salvadoreña permitieron que se reconocieran las especificidades del país que, al estar en medio de dos océanos se ve afectado por eventos extremos tanto de exceso como de ausencia de lluvia.
Usted lo sabe mejor que nadie, su ministerio tiene que hacer frente a una serie de exigentes desafíos. Este día queremos felicitarla y alentarla a proseguir el camino emprendido. Bien lo señaló Rigoberta Menchú: “Si el Mundo no aprende en este momento a respetar al ecosistema ¿qué esperanza tienen las generaciones del futuro?”.
La protección del medio ambiente y la necesidad de encontrar soluciones sostenibles para el desarrollo son imperativos de los cuales usted está consiente. Conozco las vicisitudes de la vida política, de las pláticas, largas y a veces tensas a la hora de encontrar términos medios satisfactorios para todos, que no rebajen las exigencias del bien común y del interés general, bajo la sombra del lucro o de los intereses particulares. Pienso en la ley sobre el agua, la modernización de la legislación acerca de los Asocios Público-privados, la lucha contra los residuos de plástico, el desarrollo de los sistemas de tratamiento, de descontaminación, el saneamiento de las aguas residuales… Con respecto a todos estos temas, fundamentales para El Salvador, usted Señora Ministra, apoyada por sus equipos y respaldada por algunas figuras públicas y por responsables políticos motivados e implicados (independientemente del partido al que pertenecen), se encuentra en primera fila, preocupada por conseguir resultados concretos… en un futuro que no sea, espero, muy lejano.
Usted es la ministra que se moviliza en defensa de sus colegas, como lo hizo para la meteoróloga Sandra Yanira Martinez Tobar, tras la burla misógina que circuló en las redes sociales; la mujer que apuesta con firmeza, determinación y optimismo por un nuevo mañana en el que todos y cada uno de los ciudadanos del mundo seamos “parte de la solución”.
Reciba todo el ánimo y el apoyo que podemos darle por su lucha. Es una necesidad para el país y las próximas generaciones de sus habitantes. Comparto, y les comparto la opinión del Pdte Emmanuel Macron: “Dondequiera que vivamos, quienquiera que seamos, todos compartimos la misma responsabilidad: hacer nuestro planeta grande otra vez”
Lina Pohl, hoy Francia desea reconocer y agradecer la labor de la delegación salvadoreña en la COP21 y, en particular, el notable trabajo que llevó a cabo durante la 21 Conferencia de las Partes al final de la cual El Salvador ratificó el Acuerdo de París firmándolo el 22 de abril del año 2016 en Nueva York. La alentamos a que siga en este compromiso, que promueve cada vez más el respeto hacia la biodiversidad y el ecosistema, sin olvidar educar a las nuevas generaciones, quienes tomaran las riendas hacia un modelo de desarrollo más justo y duradero.
Lina, Dolores Polh, au nom du Président de la République, nous vous faisons chevalier dans l’Ordre National de la Légion d’Honneur.

publié le 17/07/2017

haut de la page